Yo en el amor, me voy como hilo de media ¿Salir con alguien que acaba de terminar una relación?

Por: Psic. Jacob Ortega 

Twitter: @lejacoboy

“Ay, Jacob es que yo en el amor me dejo ir como hilo de media”. Más o menos así empezó la conversación que tuve hace algunos días con un amigo mío, me estaba platicando del chavo con el que estaba saliendo y quien para el momento en que estoy escribiendo esto, ya es su novio. Él (mi cuate) me contaba que conoce a su ahora novio, y a quien llamaré Tomás sólo para hacer este relato más sencillo, desde hace unos meses. En ese entonces Tomás estaba por terminar su relación y aunque a mi amigo le gustaba mucho Tomas, prefirió  cuidar de sí mismo y ser sólo amigos. 

Hace tres semanas Tomás terminó con su novio y ha estado saliendo con mi amigo desde entonces, aunque mi cuate a decir de sí mismo quería ser su novio, Tomás le había dicho que quería ser “un hombre completo” para poder estar bien con él.  Todavía no sé los detalles de cómo se volvieron novios, pero esa plática me dejó pensando en qué cosas conviene tomar en cuenta si uno decide empezar a salir con alguien que recientemente terminó una relación. Aquí todos somos adultos y yo no le voy a decir a nadie que hacer o no hacer con su vida, pero siempre viene bien tener las cosas claritas, para tomar decisiones más informadas. 

Cariño, ten expectativas realistas 

Terminar una relación casi siempre es difícil, incluso las relaciones que han durado poco tiempo y siempre está el riesgo de saltar a otra relación de manera muy apresurada (yo en este respecto soy muy optimista y no creo que nadie haga esto nunca con la intención deliberada de lastimar a ninguna persona, pero eso no significa que no pueda pasar). En todo caso no todos los que acaban de terminar una relación están ya listos psicológica o emocionalmente para tener un nuevo compañero. 

Una de las cosas más importantes a considerar si comienzas a salir con alguien que acaba de terminar una relación es el asunto de las expectativas. Incluso si tu nuevo compañero no tenía algo muy serio con su ex, la ruptura es probable que los haya dejado particularmente sensible e incluso vulnerables (Ojo aquí, que tu papel no es ser enfermero, ni terapeuta de tu pareja). Puede pasar que dependan de ti para llenar  ese nuevo espacio que se ha abierto en sus vidas o incluso que estés haciendo las veces de una muletilla para evitar tener que lidiar con la realidad de que su relación se terminó. Algo así como el muñequito o la mantita (objeto transicional) que los niñes llevan consigo a la escuela para evitar extrañar a su mamá, papá o a quien los cuida, pero esta vez, con una persona (tú) para evitar extrañar a su ex. 

Entonces, no esperes que tu compañero o nuevo novio se porte como un pilar de soporte emocional o que pueda aportar (por lo menos de inicio) mucho a esta nueva relación. Seguro les hace falta algo de tiempo para llevar a cabo un proceso de sanación emocional y puede que no sean los más duchos para identificar tus prioridades o necesidades. Tú te conoces mejor que nadie más, si percibes que tú eres el único que se está involucrando en la relación y que tu compañero sólo está contigo como una manera de hacer más tolerable su reciente rompimiento, entonces harás bien en preguntarte y preguntarle si está listo de verdad para iniciar una nueva relación. De pronto le hace falta algo de tiempo a solas para pensar bien las cosas o llega contigo a otros acuerdos y salen sólo por hacerse compañía, por ejemplo. Después de todo, cada persona sana y procesa las cosas en diferentes formas y en tiempos distintos. 

Y dicho esto, si ya estás saliendo con alguien que acaba de terminar una relación, considera para cuidar mejor de ti, ir con calma. De forma más concreta (y esto en realidad aplica para cualquier relación) no dejes de hacer todo lo que te apasiona, gusta y es importante para ti para comenzar a pasar todo el tiempo posible con tu nuevo novio. Uno o dos días por semana, un mensaje aquí, una llamada allá. Las ganas de quedarte a dormir con él todas las noches de la semana, quizá deban ser controladas y optar por períodos más modestos. Si vas con calma, es más sencillo mantener tus expectativas y tus emociones mejor reguladas.  Vaya, para que no te sigas como hilo de media.

“Me dijo que en mí ha encontrado algo que no creyó que pudiera existir y que todo es fantástico entre nosotros…”

Pues sí, no dudo que sea verdad, pero eso es lo que tienen todas las relaciones que recién comienzan, siempre son muy bonitas, llenas de emociones positivas, sonrisas, vaya que en resumen es lo que tienen estar enamorado y no es nada fuera de lo ordinario. Qué malo que me escucho, pero  no lo hago con malas intenciones, disfruta estar enamorado, es un estado genial y maravilloso, sólo ten en mente que esos primeros meses en realidad son para ir conociendo a tu nuevo compañero, no para hacer planes de boda, presentarle a toda tu familia y comprar boletos para ir a la playa el próximo año.

Algo contradictorio en sí mismo pero verdadero como que mañana sale el sol, es que las personas sólo estamos en condiciones de estar en pareja cuando estamos a gusto estando solos con nosotros mismos. Hasta que estés bien contigo mismo y no andes buscando quien llene tus vacíos emocionales es que podrás dejar los amores fatuos, esos en los que te enamoras de quien te imaginas que es el otro y no quien es en realidad. Ponle una tachuela a esto que te digo y piensa que el bato con el que estás pasó de una relación a otra, sin mucho tiempo en realidad para voltearse a ver y reflexionar sobre sí mismo (que sí, que ya sé que puede ser distinto, que tu relación va a ser la excepción y demás), yo no te estoy diciendo que eso tenga algo de bueno o malo, pero sí que lo tengas en la carpeta de “notas generales”. Y bueno hablando sobre reflexionar sobre uno mismo y sobre las cosas en general.

Habla con tu nuevo novio sobre lo que aprendieron de su última relación 

Y por favor no me malinterpretes aquí. NO, no estoy diciendo que le preguntes que tan bueno era en la cama, cuánto ganaba  o los detalles de su currículo. Esas cosas no tienen nada que ver con tu presente relación y además no son de tu incumbencia, pero hay otras cosas que sí, cosas como: ¿Qué fue lo que aprendiste de estar con tu ex?, ¿qué de bueno te llevas de tu última relación?, ¿cuánto tiempo crees que hace falta para procesar el duelo de un rompimiento?. No se trata de que conviertas esa charla en una sesión con el psicólogo, pero sí que dejes ver tus ganas de entrar a una relación que sea saludable para ambos.

Y en este mismo asunto, otro elemento fundamental (que además funciona para todo tipo de relaciones), aprende a escuchar. Pon atención no sólo a todas las cosas hermosas que dice sobre ti, sino a lo que dice sobre su ex, sobre sus relaciones pasadas en general, lo que dice de sus  amigues, ¿es bueno para construir relaciones amistosas de largo plazo o puro amigue del trabajo actual?, cómo es su relación con su familia, cómo trata a otras personas. Todo esto te da información muy valiosa para llegar a conocer mejor a quien es ahora tu nuevo novio, información que favorezca seguir juntos o información que sirva como señales de alerta.

Y hablando sobre la familia

No hace falta que te la presente inmediatamente, ni que tu le presentes a la tuya de inmediato. Cuando comienzas a salir con alguien es inevitable  conocer a les amigues y les compañeres de trabajo, pero has de esto un proceso pausado, no hace falta que le presentes a tu abuelita y al hijo de tu hermana, ve conociendo a les amigues poco a poco, una salida esta semana, otra en quince días, en un mes, a veces las cosas salen mucho mejor a un fuego más bajo.  

Para ir cerrando…

Al principio no hay forma de saber si una relación va a durar a lo largo del tiempo (aunque puedes saber cuando no va a durar), hacen falta algunos meses para conocer mejor a las personas. Seguro que los dos ahora se puede llevar increíble, y escribirse a diario y tener una conexión fabulosa, pero la verdad es que toma varios meses llegar a conocer a una persona, y también es verdad que tu novio actual pasó de una relación a otra (y eso es sólo un dato más), yo espero que las cosas salgan geniales para ti y que sean los más felices, y espero que estas ideas puedan servir de algo bueno para llegar a buen puerto en esta travesía que has comenzado.