“Cierren las piernas” Dijo el macho que no sabe cerrar la boca.

Sr. Héctor Alonso Granados, déjeme decirle por qué creo que definitivamente usted carece de alguna facultad:

Me parece imposible creer que para su edad y posición, carezca usted de al menos un nivel educativo básico y de un entendimiento al menos rudimentario de cómo funciona el proceso reproductivo de los seres humanos. De cualquier manera, ante declaraciones con el profundo nivel de ignorancia como las que usted hizo, me veo compelida como sexóloga a intentar explicarle al menos un poco sobre el asunto. Fíjese que para que un embarazo ocurra, se requiere de la unión de 2 gametos: uno masculino y uno femenino, le ahorro la búsqueda en el diccionario, estoy hablando de un óvulo y un espermatozoide. ¡Si! Aunque parezca increíble, esto lo que significa es que tienen que estar involucrados un hombre y una mujer, lo cual hace muy incomprensibles sus declaraciones, o tal vez la parte de la entrevista en la que usted dice “hay que pensarlo bien antes de introducir un pene sin condón en una vagina y embarazar a alguien” fué injustamente editada, en cuyo caso, le pido por adelantado una muy sentida disculpa.

Lo que me hace dudar de que ésto haya ocurrido es su declaración reciente, hace apenas unos cuantos días, ridiculizando a sus compañeras ante la iniciativa de que se eliminen los anuncios espectaculares que muestren a las mujeres como objetos sexuales. Sé que va mucho más allá de su capacidad de comprensión, pero le resumo básicamente lo que usted está fomentando:

1- Está bien que el cuerpo femenino sea exhibido como un bien de consumo, a la par de las botellas de cerveza, la comida rápida y el aceite para motores.

2- Dado que es un bien de consumo, es correcto que cualquier hombre tenga derecho de llegar y “usarlo”, así como puede ir a cualquier tienda y comprar una botella de refresco o una bolsa de frituras.

3- La responsabilidad de dicha transacción recae completamente sobre las mujeres, ya que en vista de que somos un bien de consumo, los hombres no tienen por qué tomarse la molestia de cuidarnos (o para el caso, de cuidarse), estamos aquí para su beneplácito.

4- En caso de que las mujeres no se vean en capacidades o posibilidades de evitar que dicho consumo devenga en un embarazo no planeado (entre muchas otras posibles consecuencias de un contacto sexual no protegido), ésta responsabilidad debe recaer exclusivamente sobre nosotras, eximiendo por completo la participación masculina en el hecho.

5- En el caso de un embarazo no planeado, las mujeres debemos estar obligadas a conservarlo, sin contar con ninguna clase de apoyo por parte de alguna institución. Lo cual espero pueda usted explicarme, resulta completamente incongruente con la politica de SU partido de dar un apoyo económico a madres solteras.

Supongo que no soy la primera en decirlo, pero por éste tipo de desafortunados eventos es mejor pensar tantito, antes de abrir la boca. Espero de verdad que la quemada masiva que está  viviendo en éste momento lo haga al menos un poquito más prudente, en vista de que no es usted inteligente.